Portada » Descubrimos a la escritora Rocío Corriàs y sus obras “La pluma en el desván”, “El Teorema de los sentidos” y “El Pacto del hambre”

Descubrimos a la escritora Rocío Corriàs y sus obras “La pluma en el desván”, “El Teorema de los sentidos” y “El Pacto del hambre”

Desde la publicación de tu primer libro, “La pluma en el desván” en 2015, hasta ahora, has tenido un camino literario prolífico. ¿Qué te inspiró a comenzar a escribir y qué te ha motivado a continuar durante todos estos años?

He escrito desde siempre, desde mi adolescencia. Cuando estudiaba Lengua y Literatura española en la UNED, en los cursos de escritura creativa, mis amigos me animaron a colgar mis relatos cortos en un blog y un tiempo después a publicarlos. Gané un certamen literario de cuentos y con el dinero del premio decidí autopublicar mi primer recopilatorio. Desde entonces he seguido escribiendo y formándome en diversas disciplinas de carácter literario. Escribir es para mí una necesidad.

Tus obras abarcan diferentes géneros literarios, desde relatos hasta novelas. ¿Cómo decides qué género explorar en cada proyecto y cuál te resulta más gratificante de escribir?

Me gusta experimentar. Empecé con relatos y a continuación quise aproximarme a la novela corta a través de “El Teorema de los sentidos”. La novela era una asignatura pendiente, puesto que tenía una historia que quería contar. Sin embargo, me gustaría hacer incursiones a otros subgéneros de novela. Ahora estoy embarcada en un proyecto de novela erótica y quizás el siguiente sea novela negra. En todo caso, la novela es el género con el que me siento más cómoda.

“El Pacto del hambre” fue finalista en el XXIV Premio de Novela Fernando Lara. Cuéntanos un poco sobre el proceso de creación de esta novela y cómo te sentiste al recibir el reconocimiento como finalista en un premio literario tan prestigioso.

“El Pacto del hambre” es una historia familiar, la del abuelo de mi marido. Fue una tarea reconfortante brindarle mi pequeño homenaje a una familia que siempre ha fomentado la bondad y el amor como una forma para vencer obstáculos. Es también una muestra de la historia que debemos preservar del olvido. La Memoria Histórica es un ejercicio de reconocimiento a todos aquellos que lucharon en la Guerra Civil y también para los que la sufrieron. Los humildes, los supervivientes que padecieron también el odio de los vencedores y los que no lograron sobrevivir y sus familias. La novela habla de la gente de barrio, de trabajadores, de las personas a las que nadie toma en cuenta cuando se toman las grandes decisiones y que padecen después las consecuencias.

El proceso de documentación fue el más duro y también el más largo. Escribir una historia que mezcla personajes reales con algunos de ficción, me obligó a buscar información sobre casos que ocurrieron en esas mismas circunstancias en todo el territorio español, además del barrio de Gràcia de Barcelona, lugar donde se sitúa la acción.

Otro de los alicientes de la escritura de la novela fue conocer a fondo la antigua Fábrica Elizalde. La Fundación Elizalde, que hoy en día preside uno de los biznietos de los fundadores, Antoni Capella Elizalde, aportó bastante documentación sobre los valores que regían en la empresa. Tuve también la oportunidad de conversar con Roberto Ors, uno de los trabajadores que se formó en la Escuela de Aprendices Elizalde para después trabajar en sus talleres. Conocer esa época a través de testimonios vivos y también de sus descendientes, fue un verdadero lujo. La narradora de la novela es Paquita Peret, tía de mi marido. Recuerdo las reuniones con ella y con su marido, Armando Bori. Las conversaciones eran un tesoro en sí mismas. Me cedieron sus recuerdos de una forma totalmente incondicional. Detalles sobre cómo era el barrio, cómo eran algunas de las personas que aparecen en el libro, etc. Eran encuentros muy emotivos.

En cuanto al reconocimiento como finalista de un importante premio literario, como es el Premio de Novela Fernando Lara, fue una sorpresa y una satisfacción inmensa. El título de mi primera novela aparecía la primera de una lista de diez finalistas. Cuando lo vi no podía creerlo. Lo primero que pensé es “importantes referentes literarios del país han leído mi novela y les ha gustado”, eso para mí ya era un premio.

Rocío Corriàs
Rocío Corriàs

Además de escribir tus propias obras, también trabajas como escritora por encargo. ¿Cómo equilibras tu voz creativa con los requisitos y expectativas de tus clientes cuando trabajas en proyectos por encargo?

Intento sacarle el mayor partido a la historia que voy a contar.

En la escritura por encargo la prioridad es que el autor de la idea, la persona que me transmite su historia y que la cede a un escritor para que le dé forma, se sienta reflejado en aquello que se cuenta. Es apasionante y además me permite cambiar de registro abordando diferentes géneros: ensayo, novela, biografías noveladas, etc.

Eres parte del equipo de escritores en “La Máquina de Escribir”, un sitio web dedicado a la escritura. ¿Cómo influye esta colaboración en tu proceso creativo y qué consejos les darías a los aspirantes a escritores que buscan mejorar sus habilidades?

La Máquina de Escribir trata directamente con el cliente, la persona que desea ver su idea plasmada en un libro, pero por diferentes motivos, no puede escribirla. Yo formo parte del equipo de escritores en los que confía la empresa para dar vida a lo que sus clientes solicitan. Ellos no interfieren en el proceso creativo, tan solo muestran su apoyo para cualquier discrepancia que pueda surgir, es como si ejercieran de moderadores, pero solo cuando se necesita su intervención.

A los escritores noveles les recomiendo que no dejen nunca de formarse y, sobre todo, que lean muchísimo, que lean y lean, es imprescindible.

Rocío Corriàs
Rocío Corriàs

No solo eres escritora, sino que también proporcionas informes de lectura para editoriales y autores noveles. ¿Qué aspectos clave consideras al evaluar una obra y qué consejo les das a los escritores que buscan mejorar sus manuscritos antes de enviarlos a editoriales?

En mi opinión, una novela debe contener diversos ingredientes fundamentales independientemente del género, de la idea o temática principal: Que esté bien narrada, personajes bien trabajados y un cierre redondo.

Creo que el mejor consejo es que pidan una opinión experta cuando terminen su manuscrito. Vale la pena contratar una valoración neutral y especializada. Un informe de lectura ofrece la posibilidad de mejorar el texto, corregir giros, perfilar personajes o atar alguna subtrama que nos ha quedado colgada… en fin, que, junto a la corrección externa, es una fase que el escritor novel debe imponerse antes de enviar su texto a cualquier editorial o presentarlo a un concurso literario.

Tu labor como escritora abarca incluso el storytelling para blogs y sitios web corporativos. ¿Cómo logras adaptarte a las necesidades y tonos específicos de cada empresa mientras mantienes tu estilo distintivo como escritora?

La escritura de storytelling para blogs tiene como prioridad reflejar los valores de las empresas para las que escribo. Más allá de centrarme en los servicios, productos o la actividad a la que se representa en cada texto, lo fundamental es escribir una historia, aunque en este caso se trate de conducirla en base a otro propósito, el de llegar al público para ganar clientes.

Disfruto mucho con esta faceta porque es una manera de palpar la realidad del mundo empresarial. Debo trabajar la empatía desde diversos prismas, con mi cliente y con el público que será el potencial cliente final. Mi estilo se refleja en la manera de contar la historia, aunque es cierto que se deben respetar unos parámetros muy distintos a los de la narrativa de ficción.

Formas parte de la comunidad empresarial XNC Xarxa de Negocis Cambra de Comerç de Barcelona. ¿Cómo ha influido esta conexión en tu desarrollo como escritora y en qué medida ha contribuido a tu crecimiento profesional?

Xarxa de Negocis Cambra es una comunidad formada por cientos de empresas de diversos sectores. La finalidad es crear sinergias que nos hagan crecer como empresas, pero también es cierto que, a nivel individual, fomenta el crecimiento personal. Se fundamenta en el contacto directo con otros emprendedores, hombres y mujeres de negocios que comparten sus inquietudes, sus ganas de crecer y los problemas a los que se enfrentan en su día a día. Me siento muy cómoda entre ellos y, al mismo tiempo, agradecida por las aportaciones de cada miembro. A diferencia de otras entidades con los mismos objetivos, XNC está avalada por la Cambra de Comerç de Barcelona, algo que les concede seriedad y garantía de fiabilidad. La transparencia es absoluta, no existen las comisiones. Todos tenemos el mismo objetivo: ayudarnos sin intromisiones externas para favorecer el crecimiento empresarial.

He podido aprovechar diversas oportunidades profesionales a través de miembros de esta comunidad de empresarios y, además, he tenido el placer de abrirme a nuevas experiencias relacionadas con la escritura, como por ejemplo diseñar e impartir un curso de escritura online dirigido a terapeutas, en colaboración con otras dos empresas: Llibreria Campus y PosaMTZ.

Rocío Corriàs
Rocío Corriàs

Eres escritora colegiada por ACEC: Associació Col.legial d’Escriptors de Catalunya. ¿Qué importancia tiene para ti ser parte de esta asociación y cómo ha enriquecido tu experiencia como escritora?

En mi opinión es importante sentirte arropada, esa es la función que yo esperaba de ACEC y es lo que me aporta principalmente. Poder contar con una entidad a la que, como profesional de la escritura, puedas realizar consultas profesionales o que ponga a tu disposición un asesoramiento legal para atender cualquier duda sobre aspectos a nivel de autoría, es esencial. La escritura es un oficio solitario, sentirte protegido por parte de una asociación colegial es muy valioso.

A lo largo de tu trayectoria, ¿has enfrentado desafíos en tu proceso creativo o en tu carrera como escritora? ¿Cómo los has superado y qué consejo les darías a otros escritores que se enfrentan a obstáculos similares?

Cada caso es particular y cada persona afronta sus demonios a su manera. No soy quién para dar consejos a ningún otro escritor o aspirante a serlo. En mi caso, sí he sufrido algunas crisis creativas, especialmente cuando me he sentido presionada, por el peso de la historia o por el entorno. Hablo, naturalmente, del miedo a no superarme a mí misma.

Sin embargo, cuento con suficiente resiliencia como para intentar abordar otras facetas de la escritura que, además de satisfacer mi creatividad, me permiten salir adelante profesionalmente.

La industria literaria ha experimentado cambios significativos en los últimos años, especialmente con la creciente influencia de la tecnología. ¿Cómo has adaptado tu enfoque creativo y profesional a estos cambios y qué oportunidades has encontrado en este nuevo panorama?

Es una asignatura pendiente. Me gusta pensar que la escritura es un proceso artesanal que aporta grandes dosis de personalidad y esa ha sido, por el momento, una barrera a la hora de contar, por ejemplo, con la IA en la escritura de storytelling. Intento huir de los productos robotizados, esas voces frías de narrativa que se ciñen a normas ortográficas y gramaticales, pero dejan de lado el calor de los sentimientos plasmados en el papel. Quiero creer que sabré adaptarme a un futuro inevitable, pero con matices.

Finalmente, ¿puedes compartir con nuestros lectores algún proyecto futuro en el que estés trabajando o alguna meta que tengas en mente para tu carrera literaria en los próximos años?

Actualmente estoy embarcada en varios proyectos de escritura por encargo, uno de mentoría sobre un ensayo y mis artículos de blog para varias empresas, pero mi objetivo es llegar a 2024 con una novela propia entre manos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba