Portada » Ana Clara Barros, nos cuenta todos los detalles sobre su participación en la obra «En nuestras propias palabras»

Ana Clara Barros, nos cuenta todos los detalles sobre su participación en la obra “En nuestras propias palabras”

¿Quién es Ana Clara Barros y cómo nace tu participación en la obra: “En nuestras propias palabras”?

 Soy abogada, activista feminista de Catamarca, una Provincia de la Argentina, ubicada al Norte. Intento un ejercicio de la abogacía con perspectiva de género y derecho humanos. Desde adolescente participé en varios movimientos sociales en mi país. Por los derechos humanos, por la educación pública y gratuita, por las mujeres y la comunidad lgtbiq+. La invitación me llegó directamente por Mónica, ella es la gestora que parió este hermoso libro.

En tu aportación al libro, te centras en hablar sobre la situación del aborto en Argentina. ¿Por qué este tema?

 Siempre milité el aborto legal y gratuito, ya en el 2015 con la primera movilización por “Ni Una Menos” las mujeres y disidencias empezamos a gestar un movimiento social en defensa de derechos y por las reivindicaciones de todo tipo. Por primera vez recuperamos el espacio público que tanto se nos había negado, ganamos lugares y participación en la agenda política, pero a través del encuentro y las acciones. Dentro de la agenda del movimiento siempre estuvo la IVE (Interrupción voluntaria del embarazo) un nombre que empezaría a calar como aborto legal en el discurso social, recién en el año 2018, cuando los medios de comunicación en ocasión de la discusión del proyecto de ley, instalaron el tema de manera más general. En este punto creamos redes de profesionales del derecho, profesionales de la salud, docentes, etc. por el derecho a decidir con el objetivo de instalar discursivamente, sentidos a favor de la IVE. Obviamente en este hermoso proceso asumir la defensa de la IVE ubicaba personalmente en un lugar álgido, pero asumir esa defensa totalmente convencida de su necesidad como forma de avanzar social y políticamente, fue la mejor decisión personal que tomé hasta ese momento. Lo aprendido fue que se puede generar espacios de discusión y de encuentro que sean horizontales, sin el verticalismo y las jerarquías que ostentan en este mundo occidental los espacios políticos. Empezar a pensar que la persona a tu lado tiene tu mismo poder, porque se lo concedes con la palabra, es una práctica que nunca se ha intentado, hasta que sucedió en las asambleas de mujeres y disidencias.

En Argentina hay una muy fuerte opinión pública en contra del aborto, aunque por suerte, poco a poco, parece que se están consiguiendo avances en el tema. ¿Por qué la sociedad argentina es tan reacia a una decisión tan personal?

 No sé si puedo contestar esta pregunta, por varios motivos.

Primero creo que es una cuestión generacional. No me convence que a priori toda la sociedad se resista, si un sector etario que ostenta lugares de poder y toman decisiones, son los que obstaculizan la aplicación la Ley Nº 27.610. También es cierto que existen una serie de intereses económicos y políticos en que la IVE no se instale como práctica de ejercicio de derechos. Las iglesias católicas y evangelistas siguen teniendo una fuerte incidencia en la sociedad, especialmente hacia el interior del país, en cuanto a las decisiones de vida de las personas, pero además ostentan un enorme poder económico y brindan un servicio esencial como es la educación, no hay provincia en Argentina donde no haya colegios y  universidades católicas. No tengo una estadística justa, pero me juego por el 30 al 40% de la población estudiantil de todos los niveles se educan en alguna institución escolar de la iglesia.

También existe el negocio de la salud, que se ha enriquecido por la práctica clandestina del aborto, desde un discurso muy hipócrita.

También la falta de información que debe llegar a quienes la necesitan, sobre cómo, dónde y cuándo se puede acceder a la IVE o a la ILE, que es una deber del estado asegurar, no estaría sucediendo.

¿En qué se basan los que están en contra del aborto en Argentina?

Creo que ya respondí esta pregunta. Pero actualmente con la ley Nº 27.610 que legaliza finalmente el aborto y se conoce como IVE, los argumentos antes ostentando han decaído. Creo que ahora se plantea más como un tema de principios y valores personales. Ya no se puede hablar del aborto sino como un derecho. Entonces las críticas pasan por la cuestión moral. Personalmente no me interesa esta discusión, por eso suelo concluirla con el respeto. No importa si estas a favor o en contra, no se puede obstaculizar a nadie que ejerza un derecho reconocido. Ahora el Estado tanto nacional como provincial tiene la obligación de asegurarlo. Lo que no estaría sucediendo. Especialmente en lugares alejados del cono urbano.

Actualmente hay un giro importante a la derecha, que cada vez más los gobiernos especialmente los europeos, están restringiendo derechos (obvio que no de toda la sociedad, se empieza con los migrantes, los pobres, las mujeres y las disidencias) solo basta con leer Le Monde, La repubblica, o El país para saber que diariamente se socaban las estructura derechohumanista de Europa. En Latinoamérica la realidad es diferentes, porque siempre hemos sido colonia y nuestros recursos que no son inagotable han provisto al mundo de lo que te imagines, hasta de cuerpos gestantes. Entonces en esta coyuntura la lucha por algunas libertades y derechos se dan siempre en una situación de vulnerabilidad, pero la pobreza siempre nos ubica en la lucha diaria por sobrevivir, aun así actualmente Argentina y Uruguay tiene políticas públicas que aseguran a  las niñeces, las mujeres y disidencias, los mayores adultos, derechos mínimos. La IVE, el matrimonio igualitario, la identidad autopercibida  y todos los sistemas de protección de los niños. Niñas y adolescentes, personas con discapacidad, adultos mayores.

Todo este sistema o estructura peligra cuando los gobiernosse derechizan. Lamentablemente está sucediendo y vemos como algunos gobiernos que se dicen progresistas no pueden mantener esa agenda.

¿Qué razones hay para legalizar el aborto?

 En Argentina el aborto ya el legal, ley Nº 27.610, de fecha 30 de diciembre del año 2020. Pero no hemos logrado su aplicación integral en todo el territorio nacional. La IVE no solo reconoce un derecho, sino que además diagrama y define una política pública que el Estado debe implementar para asegurar su ejercicio a quienes más lo necesitan. Un ejemplo claro sucede al interior de mi provincia. Existen lugares donde solo la ciudad principal tiene un solo hospital. Muchas personas con capacidad de gestar deben viajar cientos de kilómetros para llegar a un hospital, en el que suele haber solo un profesional de la salud. Hay mujeres y disidencia que tiene un nulo o escaso acceso a los sus derechos sexuales y reproductivos. No solo hablo de la IVEM sino de la anticoncepción, de los estudios que regularmente debemos realizarnos como mamografías, ecografías y demás. Imagínate tener que viajar kilómetros y kilómetros para llegar adonde quizás no hay un médico, o no hay los elementos necesarios. Esa es la realidad del interior profundo de la Argentina. A ello le sumamos los abusos sexuales intrafamiliares, que son casi el 90 por ciento de los abusos cometidos contra las niñeces. A nuestra Maternidad Provincial llegan niñitas para la práctica de la ILE que viajaron cientos de kilómetros en una ambulancia porque en su ciudad no se practica la IVE. Recordemos que la IVE es hasta la semana 14  de gestión inclusive, es libre y por vía oral, una práctica de salud ambulatoria. La ILE es después de la semana 14 y sola en los casos contemplados por la ley (abuso sexual y riesgo para la salud de la mujer o inviabilidad extrauterina del feto).

La IVE  es esto básicamente, un derecho y una política pública para proteger a las más vulnerables.  Te lo explico así: yo soy abogada y tengo mi ginecóloga de cabecera. Pago mi obra social con la que accedo al sistema de salud. Mi ginecóloga es practicante de la IVE y puedo pagar mis ecografías y mis pastillas de misoprostol si quiero la IVE. Obvio, por ser abogada tengo más recursos materiales y simbólicos que otras personas gestantes. No requiero del sistema de salud público para abortar. Pero insisto es un privilegio.

Te daría muchos motivos más por lo que IVE debe implementarse: porque es un derecho que nos permite decidir sobre nuestros cuerpos que nos fueron expropiados histórica y sistemáticamente. Cualquiera podía decidir, médicos, padres, esposos, etc. menos nosotras.

Porque la maternidad debe ser deseada, no impuesta.

Porque es una cuestión de salud pública.

Porque nos hace una sociedad mejor.

 

 ¿Qué datos hay sobre abortos clandestinos? ¿Cuántas mujeres se estiman acuden cada año a abortar? ¿De qué rango de edad?

 Es difícil acceder a esos datos y que estén actualizados, lo que si te puede otorgar es un link directo desde el Ministerio de Salud que te informa sobre la implementación e la IVE/ILE durante el año 2022

https://bancos.salud.gob.ar/recurso/implementar-ive-ile-ley-27610-informe-anual-2022

Si bien no están los datos de las prácticas en sí, están toda la información por provincia acerca del avance del Protocolo y como el Estado organiza y actualiza ese protocolo en todo el territorio nacional. Cuáles son las obras sociales y prepagas que ya están dando el servicio, los efectores de la salud que están registrados y demás.

Para terminar, en tu artículo nos señas un dato estremecedor, y es que, desde la vuelta en democracia en Argentina, más de 3.030 mujeres perdieron la vida en abortos clandestinos… Menudo horror. ¿No crees que este dato, por sí sólo, ya debería bastar para dejar en evidencia que hay que hacer algo, sí o sí, para evitar tanta muerte y tanta desgracia?

 No es suficiente con la ley. Debe asegurarse la política pública del acceso libre a la IVE, y la aplicación de la ILE obligatoria. Ahora bien ¿quién decide que vida vale la pena ser vida y que vida no? ¿Quién decide qué muerte debe ser llorada y cual no? ¿Los gobiernos? ¿Los medios de comunicación? ¿La iglesia? ¿La justicia? Decir que la sociedad lo decide, es un enunciado acotado en sí mismo, las tramas de poder siempre son complicadas, especialmente en Latinoamérica. Estoy orgullosa al decir que siempre hemos mantenido una lucha por la vida y los derechos humanos, especialmente en la Argentina. Desde las madres y abuelas  de Plaza de Mayo con sus pañuelos blancos, y las mujeres y disidencias con sus pañuelos verdes, porque nuestros pañuelos verdes no son sino legado de aquella otra lucha que nos ha levantado contra la violencia. Pero empecemos por casa, y cuestionemos la validación a la muerte de cualquier vida, bajo la consigna de un simple riesgo, y vemos que aquel sustrato occidental de la vida como fin en sí mismo, como lo más valioso, se ha agotado, se ha secado las vertientes del humanismo europeo. Mientras en Latinoamérica la lucha por la vida se vuelve territorio y trinchera diariamente.  Empecemos a interpelarnos, a discutir acerca de ello, y capaz que podamos entre todes responder esta pregunta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba